IDENTIDADES HUMANAS

AAEAAQAAAAAAAAdwAAAAJDQ2NTgzOTU4LTg3Y2MtNDIyNi04ODFhLTFhOTcxNjBiNzZhMw

 

Desde que comenzó mi relación nueva con mi Padre celestial, he tenido que aprender a vivir una nueva vida. Realmente lo que ha pasado es que recibí su vida y eso me ha estado cambiando. No puedo continuar viviendo la vida humana si estoy viviendo la vida divina, la vida de Dios.

Es un proceso. Ya he nacido en la vida divina, pero apenas estoy echando raíces. Como una semilla cuando se planta. Mi comienzo fue intenso y fuerte. Dios salvó mi vida física milagrosamente y ese encuentro con El fue lo que me llevó a conocerle.

He sido “Cristiana” toda mi vida anterior pero como la mayoría de los “Cristianos” estaba adoctrinada erróneamente. Todo se trataba de esforzarse por agradar a Dios y de servirle. Ahora comprendo que no puedo hacer ninguna de las dos cosas y que Dios no quiere usarme, no soy una herramienta para El. Dios desea servirme, y de la abundancia de lo que me da, fluya de mí para servir a otros. Eso es muy diferente a ser usado.

He tenido subidas y bajadas en mi proceso, y la razón que a veces caigo es porque me he salido sin darme cuenta del lugar donde debo de estar. ¡Se me olvida que ya no soy humana! Con las demandas del día que tengo que cargar, me he abrumado actuando como si estuviera sola.  He permitido que las cosas de este mundo penetren mi alma. ¡Que fácil es desviarse! El apóstol Pablo se quejaba de eso:

Romanos 7:15-24 (RVR1960)

15 Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.

16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.

17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.

18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.

20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.

 

Cuando escogemos ser “humanos” es porque no queremos morir. Queremos aferrarnos a todo lo que es “nuestro”, tenemos toda clase de cosas atesoradas que nos son de mucho valor.  Pero el otro lado de eso es que todo eso nos esclaviza. No tenemos libertad, no hay descanso. ¿Por qué? Porque lo hemos logrado en nuestras propia fuerza y hay que cuidar y proteger todo eso o lo perdemos. No queremos perder porque nos hemos invertido en ello. Nuestra misma identidad esta allí. Eso es humano.

Ya he vivido esa vida antes. ¡Es un desastre! Me he sentido tan mal los últimos meses porque sin darme cuenta comencé a regresar a esa vida. ¡NO VALE LA PENA!

No puedo negar ni esconder que he sido atacada por todos lados y por muchas fuentes pero no quiero usar eso  como una excusa para culpar a nada ni a nadie. Yo soy responsable por lo que escojo hacer y como escojo responder a las cosas que Dios permite que vengan a mi vida. Lo malo es que perdí eso de vista. Dios permite que pasen cosas que no me gustan para ayudarme a morir. ¡Ah como duele si lo vivo humanamente! ¡Pero al notar que me duele es una seña de que ya me fui mal! ¡Es que mi Padre no quiere lastimarme! ¡Quiere hacerme libre!

Si no soy libre de todo lo humano que todavia traigo encima, eso me hace sufrir, me lastima, me hace daño. Por consecuencia ya no fluye la vida de Dios en mi ni de mi y comienzo a repartir las obras de la carne porque es lo que he escogido llevar dentro.

Todos tenemos nuestra Kriptonita, aquello que nos hace débiles. La mía son las identidades en las relaciones humanas. Para mi ha sido tan importante mi identidad en esas relaciones.

Durante estos últimos meses de estragos, me vi regresar a esos tiempos donde todo eso me mataba el alma.

¿En qué momento me desvié? ¡Pero ya se donde encontrar la paz! Ya he probado libertad y todo lo que Dios es. ¡No voy a retroceder al pasado!No Importa que nadie más cambie! ¡No importa lo que hagan los demás! ¡No voy a permitir que me arrastren al pasado!

Se lo confesé todo a mi Padre con lágrimas. ¡Mi mayor deseo es ser como tu eres! ¡Pero no puedo! Todavía hay todo esto en mi que ya no quiero ser… que se me hace imposible dejar ir… no se que hacer Padre! Y recordé que cuando todo comenzó a cambiar en mi vida fue cuando le dije: AQUI ESTOY, YO NO PUEDO. Entonces se lo dije de nuevo.

Con ternura me ha recordado que El lo sabe, y que El si puede hacerlo en mi; que esa es la única manera.

Escuchando su voz trajo estas relaciones humanas a mi mente pero me dijo que tengo que morir a ellas.

Mi identidad, mi única identidad debe ser Hija de Dios. Ya no voy a tener ninguna otra porque me han hecho tanto daño. Me he visto a mi misma como la hija de mis padres humanos, los cuales me faltaron y me dejaron huérfana; me he visto como esposa de un hombre humano, madre, y esta ha sido la más terrible de todas. Pero no más. Las desecho como tales, como identidades humanas y se las entrego a mi Padre. No quiero poseer a nadie ni pertenecer a ningún ser humano.

Las relaciones humanas hacen demandas que nadie puede cumplir. Por eso hay tantos problemas y corazones rotos en tales relaciones.

Esto es lo que al fin estoy recibiendo de mi Abba. Morir me hace libre, por eso Jesús vino a enseñarme a morir.

Habiendo probado las dos cosas te puedo decir que ser humano con todo lo que eso implica es terrible. Escoger la vida humana equivale a vivir en verdadera muerte. Estoy convencida que lo que Dios me ha permitido vivir estos últimos meses era necesario aunque ha sido difícil para mí porque lo estaba viviendo sola. Pero gracias le doy a mi Abba que no me ha dejado, que me esta ayudando a morir a todo aquello que no es suyo, que no es parte de su ser para así poder vivir su vida. Eso si vale la pena y es todo lo que deseo ser. 

Escojo la vida divina. Escojo ser Hija de Dios.

Estrella

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s